Different Media City
               


Café des Artistes:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pause café:

DM Livre d'or
Newsletter
Forum
Petites annonces

DM asbl
DM Kids


"Amor d’amour"
Ed. : La Pierre d’Alun, 1998
La edición original está publicada con dibujos de Anne DESOBRY.



"La memoria permanece..."

en las ventanas palaciegas de Verona,
en los angélicos frescos de Florencia,
en las piedras vetustas de Roma,
en los muros dorados de Venecia...
aunque el tiempo las castigue,
aunque la humedad los desfigure,
aunque la erosión las deteriore,
aunque el agua los inunde...
En ellos queda el amor atracado,
aunque — desde el Lido —
en el horizonte veamos
desaparecer la góndola
en la que viaja la muerte
de un corazón cansado.





"Para seguir viviendo"

No, no es la carne la que me arrastra...
mis actos se llaman deseos;
en cada paso que doy
busco el verso que pueda llenar el vacío
de que mi vivir está hecho,
llenar mi existencia
de la belleza que tú posees
y de la que, como hombre, carezco;
es el anhelo de encontrar aquí en la tierra
lo que, creo, no puede darme el cielo:
el equilibrio de la comunicación,
la felicidad de dar y de recibir,
la ansiedad de hacerme eterno,
el placer de ser contigo
centro del universo...
es el deseo de encontrar en ti la fuerza,
el amor que necesito
para seguir viviendo.





"La nostalgia es azul"

Noche de silencios azules,
de espacios rotos por el tiempo,
devuélveme la voz del sentimiento
que lejos imagino
despidiendo ecos tristes
a la espera de que el viento
cumpla su misión de mensajero.
Déjame ver a través de tus luceros
la tristeza, tan sólo imaginada,
de aquella alondra herida
por el filo de la espada,
distancia involuntaria
desde la puesta del sol
hasta este momento negro
de ilusión vana.
Noche de guitarra en mi estepa castellana,
devuélveme la alegría y la esperanza
de sentirme cerca
y en la oscuridad abrazarla.
No minimices la soledad
cuando tú estás acompañada
de miles de estrellas ebrias...
Déjame, al menos,
embriagarme con ellas
en el amor que por ti profesan
hasta que la aurora vuelva
y encuentre de nuevo
mi luz diáfana.





"Ausencia"

Hambriento
de soledad
y de silencio
busco el amor
que dejé
por un momento
en una naturaleza
perdida
en el tiempo
en ella te encuentro
brisa de la mañana
perfume
sol mañanero
marea virgen
sobre mi cuerpo
árbol solitario
sombra humana
canto de amor
en la distancia
que nos separa
en esta estepa
castellana
huella
en el camino incierto
imagen quebrada
en el agua
de la fuente
que mana
esperanza
desesparada
alambrada
que tortura
la visión
del infinito
encerrado
en un presente
desierto
de alegría
y angulares sombras
alondra
del pensamiento
libertario
cogujada de camino
sin hacer
tierra y cielo
los confundo
en el vacío
que has creado
en este negro
amanecer.





"Infierno blanco"

Sombra bíblica de desierto azul
con sed de olvido,
vuelve de vez en cuando la cabeza,
no temas convertirte en eterna arena
cuando tu respiración zozobra
con el calor de un grito.
El camino lo haces tú;
la voz que escuchas en el horizonte
es del destino,
un desierto y un mar te separan
del infierno blanco
de donde salió el grito;
cuando vuelvas la cabeza
sólo será eco en tus sentidos...
Continúa...
para que sigas tu camino
enriqueciendo tu espíritu,
dando vida al eco de este grito.





"Un camino nuevo"

Salí del pasado
para entrar en un presente,
el ahora que comencé ayer,
en el lenguaje vulgar, paréntesis,
eternidad en la historia individual,
rito litúrgico en la universal.
No sé si vendrás...
es la hora de la espera,
momento en que el pensamiento vuela
haciendo camino y poema
en la reflexión de tu ausencia.
Es la hora de embriagarme para olvidar
el pasado, el futuro, la tristeza...
si no fue
— como no fue —,
es o será
realidad como la espera,
solo, con la soledad,
con tu imagen que me inspira
belleza en la vida
y vacío en tu presencia-ausencia.
Siento tu complicidad
en el sacrificio del momento,
silencio del destino,
eco amargo de tus gritos
igual que en mi estómago vacío
cae el whisky glacial
haciéndome tomar conciencia
del instante que vivo.
Solo, con la soledad,
con tu ayuda espero
poder hacer juntos
un camino nuevo.





"Vienes de lejos"

Oí tu eco en el tiempo
que yo quisiera hacer eterno;
escuché tus gritos en el mar,
he hecho míos tus silencios,
he caminado por los senderos pedregosos
que me han conducido a tu catedral.
Sólo un momento bastó para no olvidar
el desierto sediento de nuestros labios,
el vacío de nuestra soledad,
el ansia de apagar el fuego
en que dos corazones ardían
buscando la felicidad.
Tengo miedo a encontrar
aquello con lo que siempre he soñado:
una tierra fértil para sembrar,
los cangilones de una noria para regar,
el sol que mantiene la pasión
para caminar sufriendo en el amor.





"La muerte espera"

Cuando dos cuerpos se abrazan,
cuando dos almas se unen
hay un fuego más
y una soledad menos
en el vacío del Planeta;
cuando me uno a ti
se llena todo el hueco de la Tierra,
pierdo el contacto
con los objetos que me rodean,
vivo la pasión del amor,
siento la plenitud de la vida,
olvido el paso del tiempo,
hago impacientarse a la muerte
celosa de poseer el Planeta...
Tú eres mi amor,
mi vida,
mi tierra...
La muerte
— herida por nuestro amor —
espera.





"Te llamas tierra" (poema roto)

Me gustaría ser agua
de manantial cristalino
que nace en la montaña
formando un río
que baña estepas áridas
valles fértiles
desembocando en el estuario
de tu jardín florido;
agua de lluvia tempestuosa
que inunda tus riberas sedientas
revuelve tu delta silencioso
con el eco de sus gritos.
Quisiera ser agua de mar
olas que se estrellan
rompiendo el silencio
de tu corazón herido;
agua de pozo sin fondo
espejo en el que se refleja tu alma
— imagen de luna llena,
lucero matutino —
Quisiera ser agua
que brota y que canta
acariciando tus senos
— horizontes sin fronteras —
a la luz del día
en las sombras de la noche;
agua en oasis de desierto
que sacia la sed
colma con el fuego de la pasión
tu caminar de peregrino.
Quisiera ser agua
que riega los campos de trigo
agua que abre las compuertas de tu molino
y muele el tesoro
que escondes en él;
agua que se mezcla con la tierra
y en el torno del amor
crea un poema
saboreando el tiempo al infinito...

Quisiera ser viento
y llamarte olvido.





"Tierra árida"

Yermo de mi cuerpo
cuando sus telúricas palabras
vuelven a abrir la herida
que un día
ella misma cerrara.
No violentes la tierra,
no te dejes llevar por el instinto de la reja
que, como cuchillo homicida,
se clavaría en la llaga;
deja que pase el invierno,
deja al cielo hacer su trabajo...
que el sol y la lluvia acaricien su alma
hasta que llegue el tiempo de la sementera.
Entonces
la tierra estará temperada,
podrás abrir sus entrañas
depositando el grano de locura
en el que hoy pones tu esperanza.





"Sin esperar el cielo"

El futuro es barbecho
mientras no lo cultivemos,
cieno en el que caminamos
cuando vivimos de sueños,
es un signo de interrogación
cuando en el presente guardas silencio.
Venimos de la tierra,
hacia ella vamos,
sólo en ella
podremos amarnos.





"Amor que engendra tristeza"

La sangre es roja,
la indiferencia, fuerza,
el odio es negro,
el amor, tristeza...
bebí la sangre de tus venas,
la indiferencia se instaló en mi conciencia,
veneno que mata ideas,
parásito que pudre la carne,
amor que engendra tristeza...





"Hoy..."

dolor y amor son sinónimos...
ayer también lo fueron:
pero, cuando estamos enamorados,
nuestros sentidos
sólo son deseo
de transformar la realidad
en sueño.





"Realismo"

Vuelvo a darte vida,
vuelves a resucitar en mi pensamiento
lo que en el tiempo no tiene cabida:
la imagen del deseo que no existió,
el deseo de la imagen que murió;
vuelvo a soñar que te poseo,
como puedo poseer la sombra
del viento que pasó.





"Solo..."

con la duda,
en compañía del eco
de palabras que pronunciaste un día
cuando todo nos parecía bello;
recuerdos
que no se eclipsan,
heridas
que sólo puede borrar el tiempo.
No, no es tuya le culpa,
eres dueña de tus sentimientos,
engañado por las circunstancias
yo fui un poco lejos.
La incomunicación del hombre
es inherente
a este mundo,
donde el lenguaje
son palabras vacías,
arenas de desierto,
murallas que separan a los seres
que parecen caminar
en un solo sentido
a la búsqueda de lo eterno.





"La sombra del pasado"

Corres en busca del tiempo vivido,
no te resignas a caminar
sin alforjas, sin tópicos, sin mitos...
desnuda
como el niño;
revoloteas buscando el polen del placer
en el egoísmo de la adulación,
esperando encontrar
lo que fue y, quizá,
nunca más será:
el amor...
El orgullo no te deja ver
la simplicidad del destino,
corres, titubeas, buscas, caes...
te estrellas
contra la sombra del pasado;
sentada en el camino
piensas en abstracto,
dejando escapar la realidad
del tiempo que
- una vez más -
hoy no has vivido.





"Tierra"

Comer tierra,
hundir mis manos en ella,
como cuando busco lo inalcanzable
en los senos de esa mujer de piedra...
oler la tierra,
ungir mi espíritu en ella,
como cuando busco perfume
en el sexo de esa mujer que apesta...
oir las vibraciones de la tierra,
quedarme sordo de ellas,
como cuando busco palabras llanas
en esa mujer filibustera...
ver, pisar siempre tierra,
quedarme petrificado en ella...
las decepciones vendrán de mí
pero ella — la tierra —
siempre será mi compañera.





"Magnificat"

Ya no escucho el canto de la perdiz
ni me embeleso con el planear del milano,
dejé la tierra adentro
para venir a morir en la profundidad del mar,
en ese azul que conocí de niño,
manchado hoy por la tempestad;
ya no veo el horizonte,
la sal me quema los ojos,
el eco de una sirena hiere mis tímpanos,
el sol que me acariciaba la frente cada mañana
se ha nublado,
la brisa del amanecer que empapaba mis huesos
se ha convertido en lágrimas,
en silencios amargos
quebrantados por el eco de aquella ondina
que cantó el magnificat para mí
un día interminable,
soleado.
Me resigno a la rutina,
al vacío de mis brazos,
a la ausencia del color azul
que aquel día conocí,
sublimado por las caricias de sus manos.





"Espero"

Aturdido
por el rugir del mar
espero la calma en la soledad
hasta que el viento se lleve
el rayo que hirió,
el humo del fuego que quemó,
las palabras pronunciadas
en el frenesí de la pasión;
espero...
el momento en que una estrella me ilumine
para poder navegar
hacia el centro del universo
- equilibrio y absoluto del amor -.


<-- Vuelta a las obras